Práctica. Magia con elementos.

Cuando alguien me pregunta cómo y por dónde empezar a entender el mundo de la brujería la respuesta siempre es la misma. Comienza por entender tu entorno, estudia mucho. Hay que practicar y hay que tener mucha paciencia. Estudia los elementos de la naturaleza.

Para poder entender nuestro entorno hay diversos ejercicios con los que puedas empezar, estos son meditar con los elementos o realizar una caminata espiritual alrededor de donde vives. 

Hoy quiero comenzar apoyándote con tu práctica de meditación y entendimiento de los elementos que se encuentran presentes en la naturaleza. 

No toda la magia utiliza la invocación de los elementos pero al menos si quieres trazar algún círculo mágico los elementos son indispensables. 

Primero empieza por conocer los elementos. Por eso te pido por favor vayas al siguiente enlace y aprendas un poco de las correspondencias de cada uno de los elementos. 

Llegó el momento de meditar con los elementos.

Antes de que comiences te pido que no caigas en la tentación de meditar con más de un elemento al día. Si recorres el camino con paciencia tendrás muy buenos resultados. 

Aire. 

Como seguramente ya leíste el aire es el elemento de los pensamientos y las ideas, así que por eso vamos a reconocer el elemento pensando. 

Elemento aire

Siéntate en una postura cómoda y que te permita concentrarte. Empieza a desarrollar en tu cabeza un viaje a algún lugar que no conozcas y que te gustaría conocer. 

  • Piensa en qué tipo de ropa debes llevar. 
  • ¿Qué tipo de clima tiene ese lugar? 
  • ¿Cómo vas a viajar hacia ese sitio? 
  • ¿Cómo sería el hotel en el que te vas a quedar?

La idea de todo esto es que estés concentrado en cómo estas pensando, es algo como pensar en estar pensando. Te recomiendo que vayas anotando todo las emociones que vas sintiendo durante tu meditación. 

Fuego. 

Ten mucho cuidado con este ejercicio porque implica el uso de algunas velas. Enciende tres velas frente a un espejo y siéntate frente a ellas. 

Como sabes el poder del fuego funciona muy bien para actividades energéticas, emociones relacionadas con el enojo, aunque también sirve para manejar energías de curación y transformación. 

Elemento fuego

Una vez que estés frente a las velas recuerda un momento que te haya hecho enojar mucho. Pon mucha atención en las emociones que vayas sintiendo y también en todas las reacciones físicas que vas teniendo, tal vez tu cuerpo empiece a sudar, a lo mejor empiezas a sentir que tu corazón se acelera. 

Como ya te dije el fuego puede ser usado para destrucción pero también para transformación y curación. Con todas las emociones que estás sintiendo piensa si pudieras crear un hechizo para curar esas emociones, qué hechizo harías. 

Ahora comienza a bajar poco a poco eso emoción de enojo y vete relajando, cuando hayas terminado de deshacerte de esa emoción anota todo lo que sentiste en tu diario mágico.

Agua. 

La energía del agua funciona muy bien como conductor y transformador de energías negativas a positivas. El siguiente ejercicio precisamente estará relacionado en que puedas sentir dos emociones muy distintas con el mismo elemento y que puedas entender que un elemento siempre puede ayudarnos con distintos fines. 

Elementos agua.

Primer ejercicio.

Cuando estés tomando un baño (de preferencia de noche) párate bajo la regadera y comienza a pensar en una situación realmente triste  que hayas tenido en tu vida. Es posible que vengan a ti las emociones tan fuertes que llores pero trata de vivir la emoción al máximo, no te detengas. Después comienza a sentir como el agua se lleva toda esa tristeza y todo solito comienza a estabilizarse de nuevo. 

Segundo ejercicio. 

Al día siguiente prepárate para ver alguna película o leer un libro que te haga reír mucho, debe ser algo que realmente te saque lágrimas de la risa o te ponga extremadamente feliz. 

Una vez que las emociones hayan pasado dedícate también a escribir ambos ejercicios. La idea de tener dos ejercicios para este elemento es que puedas comprar ambas emociones, descubre en qué se parecen y en qué son diferentes. 

Tierra. 

Si tienes oportunidad de estar en un campo abierto como un parque o un campo estará mejor, si no puedes hay alternativas. 

Elemento aire

Si tienes oportunidad de estar fuera tirate en un campo o quítate los zapatos y los calcetines y comienza a caminar por ese campo, pídele a la tierra que te permita sentir su poder. Mientras lo haces ve respirando poco a poco hasta que controles tu respiración, inhala por la nariz y exhala por la boca.

En caso de que no puedas salir de casa recuéstate sobre una superficie cómoda (no te duermas), comienza a controlar tu respiración hasta que seas 100% consciente de ella. 

Después imagina como de tu columna baja sale un rayo de luz de color blanco o dorado y se enraíza con la tierra. Comienza a visualizar como la tierra a la que haz enraizado comienza a transmitirte su poder y sus emociones. Cuando termines corta la conexión y vuelve poco a poco a estar consciente del aquí y del ahora. 

Cuando termines ambos ejercicios apunta cuáles fueron las sensaciones que tuviste. Anotar todo lo que sientes y todo lo que pasa por tus pensamientos te ayudará a ir mejorando tu conexión. 

Repite estos ejercicios las veces que sean necesarios, aun y cuando seas una bruja experta siempre te ayudará a reconectar en caso de que lo necesites.  

One thought

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.