Otoño. ¡Ya casi llega!

Creo que si pusiéramos en una encuesta cual es la estación favorita de las brujas estoy muy seguro que el otoño sería de las estaciones ganadoras. 

Y es entonces cuando sucede la magia. Te asomas por la ventana más próxima a las seis de la tarde y ves que el aire lo han pintado los Dioses de un color naranja y comienzas a percibir un olor en el ambiente a calabaza, canela y a clavo, justo en ese momento es cuando te dices a ti mismo ya viene el otoño. 

Para los paganos el otoño representa muchas cosas. Para empezar representa que el final de la rueda del año está cerca y además nos deja claro que para que la vida exista tambien debe existir la muerte, es por eso que los paganos sabemos que es momento de agradecer. ¡Viva hemos llegado a la segunda cosecha!

Otoño

Con el crujir de las hojas bajo nuestros pasos nos damos cuenta que el otoño está aquí 

Hoy quiero regalarte algunas recomendaciones para que este otoño que se aproxima lo vivas al máximo y te permitas recibir el mensaje que los Dioses tienen para ti. 

La primer lección que nos brinda el otoño es soltar. Caminas por la calle con un sol anaranjado en tu espalda y al voltear tu mirada hacia las copas de los árboles te das cuenta del recorrido que llevan las hojas desde que se sueltan de las ramas hasta que caen al piso y es justo en ese momento cuando debes recordar que la primer lección que nos brinda el otoño es aprender a soltar y a dejar de aferrarnos porque al final todos somos parte de un ciclo y ese ciclo debe de cumplirse. 

Justo cuando empiezan a caer los atardeceres otoñales es cuando iniciamos el camino de preparación hacia otra de las lecciones del otoño. 

Hace muchos años cuando todavía convivíamos en armonía con los animales el otoño era el momento para buscar, si querías, a los animales preparándose para el invierno. Podíamos ver a los osos preparando sus cuevas para los crudos inviernos, también alejadas de nuestra vista podíamos ver a las hormigas llevando comida presurosas a su hormigueros para resistir las heladas, es en este momento cuando el otoño nos enseña que hay que estar preparados para tomar el camino que nos corresponde una vez que hayamos limpiado y soltado lo que no nos ayuda a seguir.

Y así llega la tercer lección. Esta lección es una que hemos aprendido durante muchos años y así como nuestros hermanos los animales se preparan tambien nosotros lo hacemos y en el proceso de preparaos para el inviernos se nos abre el corazón y la mente a lo afortunados que somos con todas las bendiciones que recibimos de los Dioses. 

Gracias a todo este proceso es que somos capaces de darnos cuenta de lo agradecidos que debemos de estar por todas las bendiciones recibidas en el año. Así que levanta tu voz a los Dioses y agradece toda la gracia que te han dado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.