Sincronicidad. Magia o casualidades

La sincronicidad la usamos mucho más seguido de lo que creemos. ¿Alguna vez has pensando en una amiga y esta amiga “casualmente” te llama?¿Alguna vez has pensando en alguien durante varios días y de pronto te la encuentras en la calle? Si respondiste de manera positiva a las preguntas anteriores entonces haz sido testigo de la sincronicidad. 

¿Qué es la sincronicidad?

Tomando en cuenta una perspectiva meramente racional la sincronicidad no es más que una serie de hechos al azar, son casualidades que no tienen ningún motivo especial. Digamos que son cosas que solo pasan de largo en nuestra vida. 

Sincronicidad

Una vez más voy a hablar de Carl Jung y es que este psiquiatra vió, en estas casualidades altamente improbables, la expresión de un fenómeno que merecía ser estudiado de manera rigurosa.


La sincronicidad es la representación simultánea de dos hechos que no se encuentran vinculados por una relación de causa y efecto, sino por su significado. 


Jung describe tres tipos de sincronicidad. En la primera presenta la coincidencia entre un contenido mental, es decir, pensamientos, sueños o sentimientos, y un acontecimiento externo. La segunda sincronicidad existe entre una visión interna y un suceso que pasa lejos de allí. El tercer tipo de sincronicidad consiste en tener una imagen de algo que posteriormente sucede en el futuro. Es muy importante que no olvides que la sincronicidad no siempre se presenta con imágenes literales, muchas veces sucede a través de símbolos.

¿Por qué debes de entender la sincronicidad con el pensamiento occidental y con el pensamiento oriental?

El pensamiento occidental es aquel que está basado en una perspectiva mecanicista y materialista y que nos obliga a sustentar nuestra visión del mundo a partir de nuestras creencias. Siempre este tipo de pensamiento obliga a pensar las cosas de manera lineal y con la causalidad de los fenómenos por delante. 

Este tipo de pensamiento siempre trata de analizar la sincronicidad a partir de modelos y abstracciones basadas en estadísticas. En este tipo de pensamiento todo lo que se salga del campo de estudio es inaprensible. 

La sincronicidad es tan compleja y tan simple a la vez que Jung decidió que no iba a lograr estudiarla a fondo a través de un pensamiento occidental por lo que la estudió a partir de un pensamiento oriental. 

El pensamiento oriental como método de estudio. 

Este tipo de pensamiento considera que todo los elementos del universo se encuentran vinculados formando un todo y una unidad. 

Para el pensamiento oriental la realidad es resultado de un principio subyacente que conecta todo, por lo tanto cada elemento del universo es reflejo de algo superior. 

Si miras la sincronicidad desde una perspectiva oriental entenderás que cada elemento en el universo posee una cualidad particular que siempre resuena con todos los elementos del universo. Si lo piensas bien y con calma puedes llegar a la conclusión de que la sincronicidad es la base de algunas disciplinas como el tarot y la astrología. 

¿Entonces dónde se juntan la sincronicidad y las brujas? 

Si estoy diciéndote que la sincronicidad son hechos que no tienen una relación de causa-efecto y que tiene completa relación con la conexión del universo, qué mejor que aprender a reconocer la sincronicidad para aprender a interpretar nuestra realidad. 

Cuando una bruja tiene acceso al origen de la sincronicidad podrá comprender e interpretar las señales que el universo envía. Es entonces cuando dejan de existir las casualidades. 

Un excelente ejemplo para entender la sincronicidad es el tarot y vamos a entender por qué. Las configuraciones arquetípicas son consideradas como manifestaciones de la sincronicidad ya que a través de estos arquetipos se genera un vinculo entre el mundo físico y el mundo psíquico. 

El tarot y su enlace entre los mundos. 

La sincronicidad en el tarot se presenta a través de un acuerdo que existe entre la pregunta del consultante y las cartas que salen. Es importante recordar que cuando hablamos de una tirada del tarot el resultado de las cartas representa mucho el momento actual del consultante así como la energía con la que está conectando en el universo. 

Photo by Alina Vilchenko on Pexels.com

Es muy importante no olvidar que si bien depende mucho de la tirada que se haga y del tipo de tarot que se elija siempre estará presente la sincronicidad y en la sincronicidad la observación de los detalles es fundamental. 

Sincronicidad y el mundo externo. 

En este punto te sugiero seas cauteloso. Cuando hablamos de la sincronicidad y su relación con el mundo externos nos metemos en el terreno de las señales.

La mayoría de las brujas en todo su proceso espiritual se van haciendo expertas en poder leer y comprender las sincronicidades que el universo envía. Una bruja en coordinación con la sincronicidad es capaz de recibir señales en los movimiento de los ríos o en el vuelo de los pájaros. Aunque también una buena bruja sabe que no todo lo que pasa a su alrededor es parte de alguna señal de un plan mayor del universo, es importante nunca perder de vista que la sincronicidad no es una casualidad estadísticamente probable. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.